Genis

Aquest pont he pogut aprofitar (entre caixes, més caixes i trasllat) per veure dues de les novetats cinematogràfiques que més m’apetien aquest començament de tardor: la cita anual sense excepció de Woody Allen, i la tornada després d’alguns anys de Alejandro Amenábar. I el resultat ha sigut l’esperat. Els dos m’han tornat a demostrar la seua genialitat.

Más

Anuncios

Aniversaris

Després de més d’un parell de mesos d’inactivitat i començant en una nova ciutat, Gandia (a més, resistint a una dura gota freda i a un sentit terratrèmol), tinc ganes de tornar a escriure. Tampoc massa, poquet a poquet, però així habituant-me a fer-ho amb regularitat i, com a novetat, intentant practicar més la llengua heretada de ma mare (que no la llengua materna, curiosament). Bé, el cas és que el 6 d’octubre és una bona data per dos motius: el primer, molt personal. Fa 29 anys que sóc oncle. Tal dia com hui, allà pel 1980 va nàixer el meu nebot Eric. Des d’ací, novament, totes les felicitacions en aquest dia. L’altra, també és un aniversari. Hui fa 25 anys de la primera emisió del mític La bola de cristal, un programa amb que vam crèixer i començar a desenvolupar-nos com a persones moltíssims televidents. Un programa fet per a despertar la intel·ligència dels espectadors. Per tot aixó, des d’ací el meu modest reconeixement a la gent que va el fer possible.

Per gaudir i/o per somniar

Una cançó per la qual deixar portar-se.

Fi del curs

En aquestos dies en els que estem, arribem a la fi de la temporada. Hui no parlaré de clases ni dels meus alumnes. Em referisc a les finals de bàsquet que s’han decidit aquesta setmana.

En primer lloc, per la importància i la novetat, he de parlar de la final de la NBA i que ha proclamat per primera vegada campió a un jugador nostre, Pau Gasol i a més amb una participació més que decisiva per abastar l’objectiu. Más

¡Oh, capitán, mi capitán!

La semana pasada, Víctor Luengo jugó su último partido como jugador profesional. Lo hizo en Gandía, donde ha disputado las dos últimas temporadas, y apenas estuvo en cancha veinte segundos, debido a una de las muchas lesiones que lo han tenido mermado durante esta temporada. Pero Víctor quería despedirse de corto, haciendo lo que más le gusta, jugar al baloncesto. Hace dos años, cuando se anunció que dejaba el Pamesa, escribí en otro blog una entrada en homenaje al que ha sido durante tantos años gran capitán de mi equipo, el Pamesa Valencia. Desde aquí lo quiero utilizar nuevamente para señalar mi admiración y respeto por alguien tan importante en la historia de nuestro club.

luengocoparey
Estas líneas son simplemente de agradecimiento. Por casualidades que algunas veces ocurren, he seguido al equipo desde su fundación, Más

Defender la alegría, más que nunca

Hoy quiero hacer mío este verso de Mario Benedetti, poeta al que tanto admiro y que anoche nos dejó. Por eso, a pesar de la tristeza por su pérdida, hay que valorar la vitalidad de toda su obra, especialmente la poética. Fue un autor que supo crear un lenguaje poético desde la sencillez, algo tremendamente difícil y que casi nadie ha conseguido como él. Afortunadamente tuve la oportunidad de verlo en una de las giras recitales que hizo con el cantautor Daniel Viglietti, A dos voces. Ese recuerdo junto con sus poemas siempre quedarán en el recuerdo. Además, miro con respeto y profunda envidia cómo en Uruguay se celebran funerales de Estado por Mario Benedetti y me pregunto retóricamente si aquí pasaría lo mismo con alguna figura del mundo de las letras. Bueno, quizá en el caso de que jugara también al fútbol o saliera en la prensa del corazón. Pero, bueno, seguiremos defendiendo la alegría… como Benedetti sabía plasmarla. Os dejo con dos de sus poemas.

benedetti

Defender la alegría

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
Más

Para los que nos gusta educar

Gracias a una compañera del gremio, me ha llegado este precioso poema de Gabriel Celaya sobre un aspecto tan grato de nuestro trabajo. Para todos los profes y para todos los que tengan la sensibilidad suficiente para apreciarlo.

Educar es lo mismo
que poner un motor a una barca
hay que medir, pesar, equilibrar…
… y poner todo en marcha.
Pero para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino,
un poco de pirata…
un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia concentrada
Pero es consolador soñar
mientras uno trabaja,
que esa barca, ese niño,
irá muy lejos por el agua.
Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia pueblos distantes, hacia islas lejanas.
Soñar que cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá
nuestra bandera enarbolada
.

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes