Los soprano

Ya es 31 de julio y ha llegado el momento de tomar un respiro al angustioso calor de la ciudad cada día más pija en la que vivo. Para ello nada mejor que viajar (este año toca Francia, el valle del Loira y Normandía) y descansar en el pueblo alejado del mundanal ruido (que este año con los cochecitos por el puerto va a ser durito). Como conclusión hasta la vuelta en septiembre, me quiro despedir con algo bueno. Siguiendo con el repaso a grandes series de la televisión, voy a hablar de la última serie que he visto (se da la circunstancia de que no la he seguido por televisión sino por DVD -ese gran invento que te permite ver los capítulos que quieras seguidos y en versión original- en sus seis temporadas y capítulos finales en que está dividida). Por muchas razones que comenzaré a enumerar se ha convertido en una de mis series favoritas. Pongo en antecedentes para los que no hayan gozado con su visionado: Tony Soprano, perteneciente a la mafia de New Jersey (y que llegará a ser el pez gordo de la misma), comienza a ir al psiquiatra por unos ataques de pánico. Y es que no sólo ha de lidiar con otras familias sino con la peor de todas, la suya propia…

Más

Anuncios

Doctor en Alaska

Seguimos con las grandes series televisivas. Hoy le toca el turno a Doctor en Alaska. Entre 1990 y 1995 Joshua Brand y John Falsey crearon las seis temporadas de esta fabulosa serie ambientada en la imborrable ciudad de Cicely. El meollo es bien conocido por todos los fans: Joel Fleischman es un médico judío de New York, recién licenciado, que es enviado a un remoto pueblo de Alaska (Cicely), ya que este pueblo ha pagado su beca de estudio. Tras la sorpresa inicial por “lo que encuentra” allí, la vida cotidiana allí será el argumento constante de los capítulos de la serie.

Más

Dia mundial del llibre

“Cuando llega la noche, vuelvo a casa y entro en mi biblioteca. Me despojo en los umbrales del traje de diario, lleno de lodo y me pongo paños curiales y regio. Vestido decentemente me entro en la antigua corte de los hombres antiguos, donde recibido amistosamente por ellos me nutro de aquel alimento que sólo es mío, y para el que yo he nacido. No me arrepiento de hablar con ellos, ni de preguntarles por el motivo de sus acciones, y ellos me responden con su gran humanidad. Durante cuatro horas no siento tedio ni cansancio, olvido todo cuidado, no temo la pobreza, la muerte no me espanta.” (Maquiavelo)
Más

Yo, Claudio

Quiero hoy abrir una nueva sección que recordará grandes series de televisión. A lo largo de muchos años hemos podido ver infinidad de producciones televisivas con mayor o menor fortuna, pero algunas de ellas han dejado un poso indeleble. De esas (aunque para gustos, colores, y habrá mucha gente que no esté de acuerdo en todas las planteadas) quiero hablar. Y para empezar, nos vamos a ir al año 1976. La BBC británica produce la serie Yo, Claudio.

Más

Grandes frases de Homer Simpson

Siguiendo con la idea de rendirle el mejor homenaje posible a uno de nuestros héroes contemporáneos, Homer Simpson, aquí van algunas de las mejores frases salidas de su boca.

Más

La evolución según Homer

Para todos los amantes de esa serie de culto que es Los Simpson y de ese ejemplar único que es Homer Simpson, aquí os dejo un vídeo de lo más bueno.

La bona sort

Sovint recorde la sèrie Doctor en Alaska per molts motius. Una de totes pertany a un capítol on Marilyn conta un xicotet conte sobre una sucesió de coses que li ocorren a un home, una de bona i una altra de dolenta, amb les que reaccionava de la mateixa manera. Aquest conte ve a explicar que moltes vegades una cosa que ens ve negativament pot tenir unes conseqüències, però, positives. Encara no he pogut tornar a veure eixe capítol (en DVD sols tenim les dos primeres temporades) i no recorde exactament el conte, pero fa poquet va caure a les meues mans un conte molt paregut, que vaig a reproduir. He pogut comprobar en la meua pell que una circunstància que pensava al seu moment que era molt negativa ha esdevingut una succesió de coses bones i satisfaccions. I és que -com cantaven el Monty Python a la fi de La vida de Brian-, cal veure sempre el costat bo de la vida…
Más